Restaurantes

Auberge de Cendrillon, un banquete de cuento

En Disneyland París descubrirás que hay muchas cosas por hacer y mucho tiempo disponible. ¿Qué hacemos? ¿Montamos en esta atracción o en esta otra? ¿Comemos tranquilamente o un tentempié rápido para seguir dando vueltas? Al final, tenemos que llevar todo muy bien planificado o aprovechar el Fast Pass para tratar de hacer el máximo de cosas posible. Aunque también tenemos la opción de hacer varias cosas a la vez. Es el caso de Auberge de Cendrillon, un restaurante que nos permite pasar la hora de la comida en compañía de las princesas Disney.

Se abrió en 1992 en Fantasyland, y desde entonces no ha dejado de alegrar a sus invitados la visita. La decoración está muy cuidada, tomando como referencia la película de Cenicienta. Desde el exterior ya nos llama a entrar, y es que su emplazamiento es de los mejores de todo el parque, al lado justo del imponente Castillo, aunque lo podremos ver desde la parte de atrás. Centrándonos en Auberge de Cendrillon, el aspecto es muy similar al de un pequeño castillo, con torreones y grandes ventanales.

Auberge de Cendrillon, un lugar en el que comer junto a las princesas Disney

El exterior cuenta con un patio, ideal para disfrutar en verano, pero lo que más llamará la atención de grandes y pequeños es la carroza de Cenicienta. Prepara memoria en tu cámara o teléfono, porque la foto va a ser obligada, incluso si no comes allí. Cuando el sol ha caído, se encienden un par de luces para que la carroza quede bien iluminada, dándola un toque más mágico todavía si cabe.

Entrando en Auberge de Cendrillon, nos espera Cenicienta para hacernos una foto con ella y escuchar a los más peques, obviamente luego podremos comprar la foto. Después nos vamos a encontrar con un comedor bastante amplio y con muy buena iluminación natural, algo que puede parecer poco importante pero que luego agradeces. Igualmente hay lámparas adornadas, pero lo mejor es situarse cerca de las ventanas para disfrutar del calor de un día soleado. Las mesas son, a mi parecer, bastante pequeñas, y vamos a encontrarnos con el espacio justo si nos sentamos dos adultos y dos pequeños.

Las princesas se pasean a nuestro alrededor

El resto de la estancia mantiene lo que vemos desde fuera. Murales de cenicienta adornan las paredes, siendo muy atractivo para los pequeños. Hay una chimenea, pero sin ningún protagonismo. Como si fuese un mobiliario más. El verdadero protagonismo lo tienen las princesas que por allí se pasean junto con sus príncipes. Blancanieves, Cenicienta o la Bella durmiente son algunas de las que estarán dando vueltas por allí para saludarnos, dejarse algunas fotos con nosotros y firmar nuestra libreta. Es importante que los peques no les persigan pues siempre se pasan entre las mesas, así que no les agobieis.

Y aquí es donde entra en juego la gran baza que hará que pensemos en ir o no a Auberge de Cendrillon. ¿Recuerdas Princess Pavilion? Ya os he hablado en otro momento de ese lugar que podríamos llamar el agujero negro de nuestro tiempo en el parque. Es el lugar en el que hacernos la foto con una princesa tras esperar más de una hora. Sí, tenemos la oportunidad de llevarnos un recuerdo para toda la vida, pero a qué precio. ¡El tiempo es oro! Y más en Disneyland París.

En el caso de Auberge de Cendrillon, habrá que pagar por uno de los restaurantes más caros de todo Disneyland París. El menú (con IVA) para adultos es de 75 euros, y el de niños de entre 3 y 11 años  es de 45 euros. El menú adulto no incluye la bebida, lo que encarece todavía más el precio. Y si quieres infusión o café, prepárate para pagar más todavía. Puedes ver ambos menús en las siguientes imágenes. Pincha sobre ellas para agrandarlas.

Míralo de esta forma: es pagar por comer y tener Princess Pavilion en el mismo sitio y sin esperar colas. Tenemos la suerte, además, de que habrá varias princesas y dos pequeños ratones, que a los más pequeños seguro que les sacará más de una sonrisa. Es casi una visita obligada si vamos con pequeños, más todavía si quieres que la princesa de la casa disfrute.

La comida, aunque te lo pinten como un menú de palacio, me temo que no llega a tanto, pero es cierto que está muy bien presentada y está rica, para los que comen mucho se les quedará corto, aviso. Los postres son lo más bonito de la cena. Por último tendremos un baile entre los príncipes y las princesas, y aquí es mejor que dejéis de intentar controlar a los peques, pues saldrán disparados a bailar con sus príncipes favoritos, en serio ni lo intentéis, se vuelven locos!

En resumen, una experiencia que hay que vivir si vuestros hijos o vosotros sois fans de los cuentos cuentos de hadas Disney. El precio es elevado, pero creedme, se disfruta la magia como en pocos sitios.

Un consejo final, reservad con antelación, está siempre lleno!

 

Previous post

Disfruta del 25º Aniversario de Disneyland París con la mejor oferta

Next post

Hotel New York, un lugar de lujo donde descansar en Disneyland París

iHopiHop

iHopiHop

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *