Pros y contras de viajar a Disneyland París

Uno de los famosos desfiles del parque

¡NOS HEMOS MUDADO! AHORA ESTAMOS EN LASTCALL.AGENCY

Evidentemente soy fan de Disneyland París, así que haré un gran ejercico de objetividad para aquellos que tenéis dudas sobre visitarlo o no, haciendo una lista de pros y contras del viaje. En cualquier caso, seamos conscientes de que lo que para mí son pros, para otros pueden ser contras y viceversa, así que os animo a entrar en la conversación porque puede ayudar mucho a otros en su viaje.

PROS

– Hay que verlo. Sí, este primer «pro» puede sonar un poco subjetivo, pero si realmente nunca has visitado un parque Disney, merece la pena ver uno. Yo aquí hablo de el de París, si podéis, id mejor al de Orlando claramente, pero si no podéis, yo os recomiendo ver uno en la vida, este y el de Tokyo por ejemplo son parecidos en cuanto a tamaño. Es dificil explicarlo pero de verdad que la primera vez que ves uno es impresionante, no es como ningún otro parque temático o de atracciones, y conozco muchos, es algo fuera de lo normal.

– Variedad de atracciones. Iré hablando de ellas a lo largo del blog, pero por lo menos está bien empezar mencionando que siempre encontrarás una atracción que te guste. Las hay más fuertes, más suaves, para andar, para ir sentado, tipo montaña rusa, tipo aventura dark ride de temas muy distintos, más largas, más cortas. Y te gusten más o menos habrá pocas que te dejen indiferente.

– Variedad de actividades. Es dificil aburrirse, porque aparte de las atracciones hay un montón de actividades, rutas ocultas, desfiles, espectáculos, decorados, tiendas, restaurantes, personajes

– Es infinito. Por muchas veces que vayas, siempre descubrirás cosas nuevas, rincones, atracciones, detalles, personajes, decorados… es increible pero doy fé. En 5 años, sigo sorprendiéndome de ver cosas nuevas. En ningún viaje por mucho que te organices, te dará tiempo a ver todo.

– Para todas las edades. Esto se vincula un poco a lo anterior. Aunque dudéis con lo típico de cómo voy a llevar a la abuela ahí, o mi hijo solo tiene 4 años, o mi hija ya tiene 17 y es un parque de niños… hay variedad para todos, mayores, medianos, pequeños y extrapequeños, de verdad. Todo el mundo encuentra algo que le gusta.

– Vacaciones terapeúticas. Esta es una opinión personal, pero son unas vacaciones que te hacen desconectar y olvidarte por completo de la realidad. Soltar adrenalina, regresar a la niñez y ver caras alegres por todas partes (al menos una vez al año se agradece).

– Está muy limpio. Y aquí hablo del parque en sí, los baños a veces y según que hoteles pueden dejar un pelín que desear, pero en el parque es dificil que veas un solo papel en el suelo.

– Amabilidad y simpatía. El personal del parque es amabilísimo. Siempre sonríe, te da soluciones a lo que necesites, es muy eficiente y tratan a los niños de forma increible. Les hacen bromas, actúan… no he visto nunca un trato como el de este lugar.

– Ningún problema con los idiomas. Yo hablo inglés así que no suele preocuparme eso, pero hay gente que no se defiende bien en otros idiomas, y entiendo que a veces es una barrera para viajar. Ningún problema en Disney. Obviamente inglés y francés lo habla todo el personal (o casi todo), pero también hay un gran volúmen de personal que habla en portugués, alemán, japonés, italiano… y por supuesto español. No tendras ningún problema con el idioma, y si preguntaras a algún empleado de allí y no supiera español, hará lo imposible por entenderte o encontrar a alguien que te ayude.

– Al detalle de principio a fin. Y es que está todo absolutamente tematizado, es como ir a otro país (imaginario por supuesto), pero desde los árboles, la música, cada edificio, cada tienda, cada restaurante, cada empleado… todo tematizado increíblemente cuidada la imagen.

– El mejor regalo para un niño. Les ves con los ojos abiertos como platos desde que entran hasta que se van. Es increible, yo no tengo niños, pero sí he llevado a mi sobrina más de una vez, desde que era canija, y es impresionante como todo le dejaba fascinada. De verdad que nada les va a hacer más ilusión.

– Muy cómodo. Iré contandoos más detalles al respecto, pero tenéis todas las comodidades para que en vuestra estancia no os preocupéis por nada y que todo sea cómodo. Desde no tener que salir con dinero, a que te lleven las compras al hotel, ningún problema de desplazamiento vayas al aeropuerto que vayas, baños por todas partes sin problemas de colas o falta de papel, coches de alquiler para los niños, etc.

CONTRAS

– Muy caro. La primera y más evidente, si leéis este post probablemente es por ese motivo. Que algo os convenza de que ya que váis a pagar tanto, merece la pena. Pues evidentemente es caro, hay diferentes planes de precios y trucos para ahorrar que os iré contando, además de que cada uno dispone de una economía diferente, pero creo que se puede decir objetivamente que es caro.

Muchas colas. Si no tienes un poco de paciencia, no vayas. En todas las atracciones hay colas y algunas especialmente largas. También os contaré truquillos para esto, pero es un hecho, es un parque con un volúmen de visitantes a nivel mundial muy grande y hay muchas colas en las atracciones.

– Hotel calidad-precio. El precio del hotel más barato de Disney (si te alojas en uno de ellos) a veces es el de un cinco estrellas, cuando la calidad de ese hotel no llega a 3. Son muy monos, muy tematizados y es cierto que tienen algunos privilegios interesantes, pero la relación calidad-precio no es buena.

– Mal clima.  Los inviernos son muy fríos. Yo solo puedo hablar de agosto, junio y noviembre y el clima es impredecible. En un mismo día te puede llover, hacer frío y hacer un calor de narices, todo a la vez (esto último en verano solo). También es cierto que no es ninguno de los estados extremos, es decir, si llueve suele durar poco, el calor no es de 40 grados ni el frío de 9. Pero no deja de ser una temperatura desconcertante para ser verano.

Más o menos creo que este sería el listado. No sé si me dejo algo, por eso os animo a opinar al respecto. Lo que desde mi punto de vista puedo decir y esto es más que subjetivo, es que merecen la pena los contras en favor de los pros, por lo menos una vez en la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.